viernes, 30 de julio de 2010

En este último segundo.

Hoy reinicio este blog con la idea de darle más sentido y continuidad que antes pero también con la ilusión de abandonarlo. Sí. Significaría que estaría haciendo cosas más interesantes, más importantes, más divertidas que estar mirando una pantalla y escribiendo a la nada.
Hoy reinicio este blog. Justo en el mismo instante en el que un joven con americana cruza con su bicicleta un hermoso puente sobre uno de los canales de Amsterdam, a más de 1.800 Km de mi. Allí, a tan solo unos metros, una chica compra flores para llevar a casa.
A 1.776 Km al sur de ese puente, un turista regatea con Hasam el precio de una alfombra mientras un anciano con un mapa del tiempo grabado en la cara observa sentado en el escalón de una puerta color azul cielo.
En este mismo momento, a 1.914 Km, Ela Wójcik le cuenta por primera vez a su nieto Josep cómo mataron a su abuelo en la plaza del mercado en Varsovia, en septiembre del 39, mientras, su nieto se distrae con una paloma que recoge del suelo una miga de pan que dejó a su paso un turista italiano.
Mientras tanto, en Lisala, República Democrática de el Congo, una mujer es maltratada y golpeada mientras se llevan a su hijo de 8 años para utilizarlo como sangriento soldado en una guerra que no entiende. Justo en ese instante, en el que la aguja del segundero del reloj del señor George Wolf recorre el espacio entre el segundo 39 y el 40, una chica con paraguas rojo se hace una fotografía con el Big Ben como fondo.
A 9.269 Km, cruzando el Atlántico, un joven de 15 años vende  unos gramos de coca a un niño de 9 que corre presuroso entre las favelas para llevar la droga a su padre, herido de bala en una pierna, postrado en la cama.  Esa misma droga, pero mucho más refinada, está pasando a través de un billete de 50 dólares, a la nariz de un abogado, en su despacho de la calle Wall, en Nueva York, tras el almuerzo. Al mismo tiempo, a 11.738 Km, un chico pedalea con fuerzas por las calles de Ahmadabad para no llegar tarde a la cena mientras se cierra una puerta que oculta a una mujer con vestido rosa de bordados dorados y un desgastado bindi rojo pintado en la frente. A unos cientos de kilómetros de allí, en la capital, los directivos de Tata Motors cenan con sus socios y responsables de Jaguar para celebrar su compra hace más de dos años a la americana Ford. A tan solo 1.000 Km al noroeste, soldados americanos bombardean una zona hostil. Acaban de morir cinco hombres, dos mujeres y un niño de 5 años. Un perro que dormía cerca de la zona corre asustado por las calles polvorientas dejando tras de sí una mierda en la que se posan veintitrés moscas. De esas veintitrés moscas, doce se posarán mañana en la cara sucia de Abdil, que jugará con los restos de lo que antes fue un motor de lavadora "made in China".  
Al tiempo que el perro corre y las moscas se posan, unos chicos japoneses duermen plácidamente a ras de suelo. Huele a madera y té. Nika abre un ojo, mira a Ahoki y sonrie. A 8.961 millas de allí, una familia en Quito recibe con enorme alegría a sus familiares llegados desde España. A la salida del aeropuerto una niña vende chicles por medio dólar, y en un kiosco cercano un hombre mira en el cielo como una nube amenaza con llorar.
Justo en ese instante un coche pasa por mi calle, pisa un pequeño charco que dejó la lluvia y salpica a una hormiga que se agita envuelta en una burbuja de agua y polvo. En la tele dicen que en Rusia se ha desatado otro incendio. Al tiempo, un hombre baja del tren en San Petersburgo, mira a los lados, busca una cara, encuentra un cuerpo, lo abraza. A 30 centímetros de él, una niña de ojos claros se aferra a la mano de la mujer. A más de 4.000 Km de distancia de la niña, un hombre se sienta en la arena de los campos de Tinduf mientras ve como su vida cae del ojo izquierdo y empapa treinta y cuatro granos de arena junto a sus pies.
Muy lejos de allí, hacia el norte, una pareja se abraza y llora de emoción, acaba de nacer Nadia, que significa "esperanza".
Justo cuando nace Nadia, cae una lágrima, hay un abrazo, arde un árbol, muere una hormiga, pasa un coche, chispea en el aeropuerto,  huele a té y madera,  una niña juega,  corre un perro, mueren inocentes,  cenan unos ricos, se cierra una puerta, se drogan un rico y un pobre, se hace una foto, se mueve una aguja, se roba a un niño, se arranca un alma, pasea un turista, come una paloma, se distrae un niño, cuenta una anciana,  mira un anciano, se hace negocio, se perfuma la casa y se cruza un puente, yo reinicio un blog.  Y tú, tú terminas de leer esta frase.

2 comentarios:

Pau dijo...

Me encanta tu visión del mundo a vista de pájaro.
Espero que sigas. Si sigues, te seguiré.
Pau
:)

Nito dijo...

Muchísimas gracias Pau! ;)